Sí; habría dos vías inicialmente.

La administrativa ante la Administración Municipal, pues no se trata solo de contar con licencia de actividad si no de que los titulares de la actividad respeten las limitaciones que esta les impone.

A su vez, la Comunidad de Propietarios puede ejercer la acción de cesación que se recoge en el art. 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal, cumpliendo los requisitos formales y materiales para ello. Con ella se podría conseguir:

– La cesación definitiva de la actividad;

– La indemnización por los daños y perjuicios causados;

–        La privación del derecho al uso de la vivienda o local durante un plazo máximo de 3 años;

–        La extinción de los contratos que facultaban el uso de la vivienda o local, por ejemplo, del contrato de arrendamiento.